domingo, 5 de diciembre de 2010

A pesar de lo malo, sé feliz.


Ella camina a paso firme, con la cabeza bien alta, con la mirada al frente. Por dentro está deshecha. Pero por fuera no va a permitir que eso se refleje. Tiene los ánimos por los suelos, pero lo soluciona con unos tacones de 10 centímetros. La vida le da la espalda, pero ella continúa. El día es gris, pero ella lleva gafas de sol. No le apetece, pero sonríe, el tiempo pasa deprisa, muy deprisa, pero ella aprovecha todos y cada uno de los momentos. Prefiere quedarse en casa, pero sale a comerse el mundo. Porque al fin y al cabo, si ella no lo hace, nadie lo hará por ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario